QUESO FRESCO CASERO SIN CUAJO

QUESO FRESCO CASERO SIN CUAJO
Compartir...

A pesar de que no consumo muchos lácteos, de vez en cuando, me gusta tomar yogur y sobre todo queso. Los quesos curados son mi perdición, me gustan muchísimo y casi todos, para no abusar suelo seleccionar muy mucho cuales tomar y cuales no y priorizo siempre la calidad a la cantidad.

La leche la tomo en muy poca cantidad, normalmente acompañando el café, aunque a veces también me decanto por la leche de almendras, solo depende de si dispongo de ella o no.

En cuanto al queso fresco, me gusta, pero tampoco suelo abusar, la verdad es que lo añado a algunas ensaladas, y combinado con tomate, anchoas y AOVE me parece una delicia.

En esta entrada te voy a enseñar a preparar tu propio queso fresco a partir de leche fresca de vaca, sin cuajo, solo jugando con la temperatura y el tiempo.

 

Este queso fresco casero sin cuajo, solo lleva 3 ingredientes: leche, yogur y limón.

 

Para preparar un queso fresco casero en casa solo necesitas 4 ingredientes, bueno, imprescindibles solo hay dos, el resto los puedes usar o no, tú decides. Yo suelo usar 3, leche, yogur natural y jugo de limón.

Hay quien añade nata o crema de leche, yo prefiero no hacerlo, no lo considero necesario y el resultado es igualmente bueno.

El otro ingrediente que se puede poner es la sal, pero no es necesario, yo prefiero no hacerlo para que sea neutro y se pueda tomar con frutas, (versión dulce), o con alimentos salados.

 

queso fresco casero

 

Hacer este queso fresco casero es facilísimo, necesitas una olla, un colador amplio y una gasa o tela de algodón, yo uso una de esas especiales para hacer quesos, pero puedes usar gasa de la farmacia y poner varias capas, también puedes usar una trapo fino de cocina, si es de algodón mucho mejor.

Para preparar este queso necesitas leche fresca, pasteurizada (la que se vende refrigerada), no UHT (la que se vende en bricks a temperatura ambiente).

Te recomiendo que la elijas entera, yo he probado a hacer el queso con leche fresca entera y con leche fresca semidesnatada, y el primero resulta más cremoso y consistente, el segundo también está rico, pero es un poco más insípido lo cual es lógico teniendo en cuenta que tiene menos grasa.

 

Puedes preparar este queso con leche fresca de cabra, el resultado tendrá un sabor más intenso y diferente.

 

Si lo que quieres es un sabor más pronunciado prepara tu queso con leche fresca de cabra, siguiendo el mismo sistema, conseguirás un queso fresco de cabra suave, pero con más sabor que el de vaca.

Pero sigamos con la preparación, el otro ingrediente fundamental es el jugo de limón, es el elemento ácido que hará la magia, esto es, que la leche a una temperatura determinada se corte, separando el suero de la cuajada, es fantástico, esto ocurre en pocos minutos y es el paso principal para poder obtener el queso fresco.

Además del queso vas a obtener una buena cantidad de suero que tiene unas propiedades nutricionales excelentes. Este suero se puede usar en multitud de recetas para poder aprovechar sus beneficios.

Para que te hagas una idea, con 1 litro y medio de leche, he obtenido 1 litro y 350 ml de suero aproximadamente, el resto es la porción sólida, el queso.

Una manera sencilla de darle uso es sustituyendo la leche o el yogur en la repostería, por ejemplo al hacer galletas, bizcochos, magdalenas, etc.

Si alguna vez has buscado recetas en blogs estadounidenses, verás que en repostería usan mucho un ingrediente llamado “buttermilk”, pues bien, el buttermilk es también suero, pero no de la leche, de la mantequilla y tiene algunas características nutricionales similares.

Hacer “buttermilk” no es tan sencillo, pero puedes sustituirlo por el suero que obtendrás al hacer el queso, los bizcochos, las galletas, incluso panqueques o panes, te quedarán muy ricos y aprovecharás todas sus propiedades.

 

Además del queso obtendrás el suero de la leche, rico en nutrientes, puedes usarlo en otras preparaciones.

 

Un tercer ingrediente que yo suelo usar, pero que en realidad es opcional, es el yogur. A la leche ya templada, le añado el zumo de limón y un yogur natural, tiene que ser el yogur natural clásico, sin desnatar, sin azucarar y sin sabores, el de toda la vida, vaya.

Este ingrediente aporta fundamentalmente textura y hará que el resultado final sea más cremoso y consistente.

 

queso fresco casero

 

Si quieres darle el punto salado al queso añade sal marina, y también puedes añadir especias, tomillo, romero, orégano, pimienta, son opciones variadas para saborizar el resultado final.

Yo prefiero no añadir nada para obtener un queso de sabor neutro que después combine bien tanto con dulce, (fruta y compota), como con salado.

Porqué me gusta esta receta:

  • Me gusta mucho el queso, pero no me gusta abusar, así que hacerlo en casa de vez en cuando es muy satisfactorio.
  • A partir de 1 litro y medio de leche obtienes un queso de unos 225-250 gramos aproximadamente, unas 4 raciones.
  • Se conserva muy bien en la nevera hasta 3 días, en mi casa nunca ha durado tanto.
  • Es un producto neutro y puedes jugar con él tomándolo en el desayuno o en cualquiera de las comidas principales, acompañado de alimentos dulces o salados.

 

El queso fresco casero es muy versátil, para el desayuno, en aperitivos, ensaladas, como postre, combina con casi todo.

 

Propiedades del suero de leche:

  • Contiene aminoácidos esenciales (aquellos que nuestro cuerpo es incapaz de sintetizar y debemos aportarlos con la dieta).
  • Aporta vitaminas C, D y E.
  • Contiene calcio, magnesio y potasio.
  • Es un subproducto resultante de la elaboración de queso, y contiene el 20% de las proteínas de la leche de partida. Esto hace que sea casi impensable tirarlo.
  • No tiene hidratos de carbono, por lo tanto, no tiene calorías.
  • Beneficia la digestión y contribuye a mejorar la flora intestinal.
  • Fortalece los huesos y previene la osteoporosis, gracias al calcio y la vitamina D.

 

Si te ha gustado esta receta, puede que también te interese:

A continuación tienes la receta detallada, ¡espero que te animes a prepararlo!. ¡Salud! 😉

 

queso fresco casero
4.43 de 7 votos
Imprimir

QUESO FRESCO CASERO SIN CUAJO

Preparar queso fresco casero es muy fácil, con solo 3 ingredientes se hará la magia y conseguirás un delicioso queso. Una receta fácil y saludable.

Plato Queso
Cocina española
Keyword leche, queso
Tiempo de preparación 1 hora
Tiempo de cocción 30 minutos
Tiempo total 1 hora 30 minutos
Raciones 4 personas
Calorías 249 kcal
Autor missblasco

Ingredientes

  • 1,5 litros leche fresca pasteurizada entera (También puedes usar leche fresca semidesnatada)
  • 1/2 limón (solo el zumo)
  • 125 gramos yogur natural (1 unidad)

Elaboración paso a paso

  1. Vierte la leche en una olla, calienta hasta que esté a punto de hervir, cuando veas que empiezan a salir burbujitas, si tienes un termómetro, cuando llegue a 90ºC retira del fuego.

  2. Añade el zumo de medio limón colado. Remueve.

  3. La mezcla debe alcanzar de nuevo los 90 grados, pero no debe hervir, si lo hace, probablemente no te saldrá. Puedes volver a poner la olla en el fuego durante un par de minutos.

  4. Deja reposar durante 40-45 minutos. Cuando haya alcanzado los 45ºC aproximadamente, añade el yogur y mezcla bien. Vas a ir viendo cómo se separa el suero del cuajo.

  5. Mientras prepara un colador amplio y un recipiente grande donde apoyarlo, un bol, una olla, lo que tengas. Sobre el colador coloca la tela para hacer el queso.

    queso fresco casero
  6. Transcurridos los 40-45 minutos, vuelca el contenido de la olla en el colador, sobre la tela y deja que escurra.

    queso fresco casero
  7. Recoge la tela apretando para que salga todo el líquido, ponle una pinza para cerrar y deja enfriar. El suero puedes guardarlo en un recipiente de vidrio y refrigerarlo, te durará más de una semana en perfecto estado. Prepara pan, bizcochos, galletas, lo que quieras.

    queso fresco casero
  8. Guárdalo en la nevera durante un rato, la idea es que se enfríe y coja cuerpo. En poco tiempo estará listo, pero si no tienes prisa déjalo toda la noche, al día siguiente estará mejor.

  9. Disfruta de tu queso fresco casero en el desayuno, con una compota de fruta sin azúcar, con fruta natural, miel, etc. Añádelo a tus ensaladas, tómalo como aperitivo, combina con todo.

    queso fresco casero

Notas de la Receta

  • El yogur es opcional, realmente solo necesitas la leche y el ácido, yo he usado limón, pero también se puede usar vinagre de sidra de manzana, por ejemplo.

 

  • Hay quien en lugar de yogur añade nata y también hay quien añade las dos cosas, estos ingredientes tienen la función de mejorar la textura,, no se produce ninguna fermentación.
Información Nutricional
QUESO FRESCO CASERO SIN CUAJO
Cantidad por ración
Calorías 249 Derivadas de grasas 117
% del valor diario recomendado*
Fat 13g20%
Grasas saturadas 8g50%
Colesterol 42mg14%
Sodio 176mg8%
Potasio 543mg16%
Carbohydrates 20g7%
Azúcar 20g22%
Proteinas 13g26%
Vitamina A 640IU13%
Vitamina C 1.5mg2%
Calcio 462mg46%
Hierro 0.1mg1%
* Los porcentajes de Valores Diarios están basados en una dieta de 2000 calorías.

 

 



6 pensamientos sobre “QUESO FRESCO CASERO SIN CUAJO”

  • 5 stars
    No me puedo creer que sea tan fácil y tan bueno, me ha salido a la primera (hay que escurrir bien, eso si) pero es una receta fenomenal, queso casero, sano y ligero. La próxima vez le voy a añadir pimentón o algunas hierbas… Gracias por el blog con tantas ideas sanas realfooder.

    • Hola Carla! Efectivamente, es muy fácil, la cuestión está en la temperatura y el tiempo. Yo lo le añadí nada, precisamente para que se viera lo fácil que es el proceso, pero añadirle especias o pimentón es una gran opción. Gracias por tu comentario. 😉

    • Muchísimas gracias Karen! Me alegra mucho que te guste y si te puedo ayudar en algo o resolver cualquier duda, no dudes en escribirme. Y gracias por seguirme también en IG. Saludos!!;)

  • Siento decirte que si llevas la leche a esa temperatura añadir el yogur no le aporta ninguna bacteria beneficiosa… básicamente te las cargas todas…prueba a calentarla solo a unos 40 grados y entonces si sobrevivirán…un saludo…

    • Hola Paco, llevas razón, bacterias a 90ºC poquitas, es que me falta un paso, y es dejar templar la leche antes de añadir el yogur y el limón, ahí es cuando baja a 40-45ºC y se añade el yogur y el limón, después se deja reposar en un sitio cálido para que se separe el suero del cuajo y se cuela. De todas formas como comento en el texto, si se añade yogur o nata es para dar textura, en ningún caso para fermentar. Gracias por tu comentario. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


English Español