POLLO AL CURRY Y CÓMO SOBREVIVIR COMIENDO FUERA

POLLO AL CURRY Y CÓMO SOBREVIVIR COMIENDO FUERA
Compartir...

 

Después de 15 días viajando, lo que apetece es comer casero y sano, no es que fuera de casa se coma mal, yo trato de pedir de manera consciente, intento comer igual que si estuviera en casa, variando cada día para tomar un poco de todo.

En esta entrada te propongo un plato fácil, pero atractivo al mismo tiempo, pollo al curry con verduras, para que lo hagas tú y controles los ingredientes. Además te doy unos trucos e ideas para que comer fuera no sea un problema y puedas salir airoso de la situación.

 

Comer fuera de casa es todo un reto, aprende algunos trucos para salir airoso de la situación.

 

Vamos a ir por partes, saber pedir en los restaurantes es algo que se aprende, cuando no hay más remedio que sobrevivir comiendo fuera, es imprescindible aprender a hacerlo. Hay muchos trucos, desde evitar el pan, cambiar los acompañamientos menos saludables por ensalada o verduras hasta pasar del postre.

Ten en cuenta que el 90% de los postres que se ofrecen actualmente en los restaurantes son ricos en azúcares, el otro 10% suele ser fruta fresca o alguna excepción, (manzana asada, calabaza al horno o peras al vino, por ejemplo, que desgraciadamente suelen llevar también demasiado azúcar).

Cuando comemos fuera de casa hay ciertos parámetros que no podemos controlar, el más habitual es el punto de sal, pero no es el único.

 

Claves a tener en cuenta cuando comemos fuera:

  • El punto de sal
  • Las salsas
  • Las frituras y rebozados
  • El azúcar
  • La bebida
  • El pan
  • Los snacks

 

La sal:

En casa podemos comer sabroso sin alcanzar los niveles de sal que se suelen dar en los restaurantes, a veces no te das cuenta cuando lo estás comiendo, sólo eres consiente de ello cuando te pasas la tarde bebiendo agua.

 

El punto de sal suele ser un parámetro que escapa a nuestro control, en la mayoría de restaurantes es muy elevado en pro del sabor.

 

La verdad es que en este sentido poco podemos hacer, sobre todo cuando se trata de un guiso, si por el contrario es una ensalada, un pescado o unas verduras, es probable que seamos nosotros los responsables de sazonarlo una vez servido en la mesa, en ese caso tienes el control, sé responsable.

Debo decir que hay establecimientos que van más allá, y usan de manera habitual el glutamato monosódico en sus recetas, como sabes, este aditivo es un potenciador de sabor, aumenta la palatabilidad de los alimentos y los hace mucho más adictivos.

Está presente en todo tipo de snacks industriales y platos precocinados, con esa finalidad, la de engancharte para que no puedas dejar de comer.

Supuestamente aporta el sabor umami, término japonés que se refiere al 5º sabor junto con el dulce, salado, ácido y amargo.

 

El glutamato monosódico se usa de manera habitual en la industria y en la hostelería, es un potenciador de sabor, aporta el sabor “umami”.

 

Las salsas:

Cuando pidas una ensalada recuerda evitar las salsas, pide aceite y vinagre para aliñar y en el caso de que te apetezca probar una salsa en concreto, pide siempre que te la sirvan aparte, es la mejor manera de controlar la cantidad que vas a tomar.

 

pollo al curry

 

Las frituras y los rebozados:

En este sentido solo puedo decirte que los evites, y si por casualidad aparecen en tu plato sin que fueras consciente de ello cuando pediste, trata de no comerlo todo, plantéate dejar la mitad.

Aunque parezca raro, a mi me ha pasado más de una vez, por ejemplo la semana pasada en “La Cafeteria”, un restaurante de Sacramento, a la hora de comer pedí una “skillet”, era una especie de plato combinado servido en una sartén, llevaba huevo, verduras, carne y una especie de croquetas de patata rebozadas, que yo no sabía que iban a estar ahí.

La solución fue decidir desde el primer momento que no me las iba a comer todas, y así fue, comí todo y sólo 1/3 de las croquetas, el resultado estupendo, no me sentí pesada y la comida me sentó bien. De lo contrario probablemente mi digestión hubiera sido mucho peor y me hubiera estado arrepintiendo toda la tarde.

 

Evita los rebozados y fritos, y si decides consumirlos, toma la decisión firme de comer solo una parte.

 

Las patatas fritas (french fries) y el boniato frito (sweet potato fries) son muy habituales como acompañamiento de hamburguesas, carnes, pescados, etc, pide que te los cambien por ensalada o verduras. Pero si te apetece patata, pídela al horno (baked potato) o en puré (mashed potatoes), son mejores opciones.

 

El azúcar y el pan:

Mi consejo es que lo evites a toda costa. Pasa de los postres y ni se te ocurra pedir gofres, crepes y tortitas. En EEUU es habitual que te ofrezcan pan de maíz para acompañar la comida, es una especie de bollo súper dulce, no lo pidas, ordena siempre “wheat toasts”, pan integral que aunque sea de molde y por lo tanto lleve azúcares, siempre será mucho mejor que cualquiera de sus dulces creaciones.

En España el tema del azúcar se circunscribe a los postres y a las bebidas, como te digo, evítalos, a menos que haya fruta natural o alguna fruta asada al horno. Si ya estás saciado, es mejor pasar directamente al café o infusión.

 

Los desayunos tipo buffet son peligrosos, bollos, dulces de todo tipo y litros de zumo al alcance de tu mano sin control. Sé muy consciente de lo que haces, piensa antes de actuar.

 

Especialmente en los desayunos, no tomes zumos ni naturales ni de bote, vas a evitar una gran carga de azúcar en la comida. Es habitual ver a la gente beber varios vasos de zumo en los desayunos tipo buffet, es un gran error y una manera muy mala de empezar el día.

(De los desayunos tipo buffet de los hoteles se podría hablar mucho, dan para otra entrada completa).

 

La bebida:

El agua siempre es lo más recomendable. Si eres muy de vino, pues toma una copa, pero no te excedas. En EEUU también puedes beber un “iced tea”, que se suele servir sin endulzar, no es mala idea si quieres despejarte un poco. Olvida las sodas y todas las bebidas con gas que ya conocemos, y de los zumos ya te he dicho lo que pienso en el punto anterior.

 

Los snacks:

En este apartado, te diré que lo mejor son los frutos secos, las aceitunas, evita si puedes las patatas fritas y de bolsa. Esto si hablamos de los que se sirven justo antes de una comida o para acompañar una bebida.

Si nos referimos a un snack a media mañana o a media tarde, lo mejor es que tomes una fruta, si estás viajando compra unas manzanas en el supermercado y lleva una en la mochila cuando pases todo el día fuera del hotel, no hay un tentempié más sano.

Si prefieres algo más energético, compra bananas o consume frutos secos.

 

Los mejores snacks son la fruta fresca, los frutos secos al natural y el agua.

 

Después de todos estos consejos, te planteo una receta exprés, sencilla y sabrosa a partes iguales, POLLO AL CURRY CON VERDURAS, para que disfrutes en casa sin remordimientos.

El pollo al curry es un plato muy socorrido si quieres algo fácil, pero sabroso, tardas unos pocos minutos en prepararlo y la satisfacción está garantizada.

Normalmente se acompaña de arroz, pero yo te propongo una combinación diferente, con verduras al vapor o hervidas, mucho más ligero.

Por un lado prepara el pollo, sofríe cebolla, sazona con una buena mezcla de especias y un poco de cúrcuma, añade el pollo y la leche de coco, deja reducir unos minutos y listo.

Por otra parte usa una bolsa de verduras cortadas para sopa, esas que venden ya mezcladas, cocínalas al vapor o hervidas, escurre, sazona y aliña con aceite de oliva. Pon las verduras en la base y sobre ellas el pollo. ¡Riquísimo! Lee la receta a continuación, a ver si te gusta.

 

 

pollo al curry
5 de 1 voto
Imprimir

Pollo al curry con verduras

Pollo al curry sobre una cama de verduras al vapor. Aprende como sobrevivir comiendo fuera de casa, trucos e ideas para salir airoso.

Plato Principal
Cocina Mediterranea
Keyword curry, pollo, verduras
Tiempo de preparación 10 minutos
Tiempo de cocción 20 minutos
Tiempo total 30 minutos
Raciones 2 raciones
Calorías 634 kcal
Autor missblasco

Ingredientes

  • 400 gramos pechuga de pollo
  • 1/2 cebolla
  • 200 ml leche de coco
  • 1 cucharadita curry (mezcla de especias)
  • 1/2 cucharadita café cúrcuma
  • 1 pizca sal marina
  • 1 cda aceite de oliva virgen extra
  • 350 gramos verduras variadas cortadas en juliana (acelga, zanahoria, col blanca, nabo, puerro)

Elaboración paso a paso

  1. La elaboración es muy sencilla y rápida, cocina el pollo al vapor o hervido, 20 minutos serán suficientes.

  2. Sofríe la cebolla cortada en juliana, sazona, y cuando esté pochada, añade las especias, dale unas vueltas y sin dejar que se queme añade la leche de coco. Deja reducir, unos 10 minutos a fuego moderado serán suficientes.

  3. En una olla pequeña pon un poco de agua y lleva a ebullición, añade la bolsa de verduras, baja el fuego y deja cocinar. También puedes cocinarlas al vapor, en una olla con vaporera, de esta manera van a conservar mejor sus propiedades y el sabor.

  4. Elige un plato grande y emplata con un molde. Pon en la base las verduras y sobre ellas el pollo al curry. El resultado es un platazo, sencillo y súper sabroso.

Información Nutricional
Pollo al curry con verduras
Cantidad por ración
Calorías 634 Derivadas de grasas 306
% del valor diario recomendado*
Fat 34g52%
Grasas saturadas 21g131%
Colesterol 128mg43%
Sodio 283mg12%
Potasio 1656mg47%
Carbohydrates 37g12%
Fiber 9g38%
Azúcar 9g10%
Proteinas 47g94%
Vitamina A 60IU1%
Vitamina C 35.1mg43%
Calcio 97mg10%
Hierro 5.6mg31%
* Los porcentajes de Valores Diarios están basados en una dieta de 2000 calorías.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


English Español