Pimientos asados muy jugosos

Pimientos asados muy jugosos
Compartir...

Los pimientos asados son una guarnición perfecta para cualquier plato, en sí mismos tienen la suficiente entidad como para constituir un plato sano y sabroso, a mi me gustan con casi todo, no sé si te pasa lo mismo.

¿Quién puede resistirse a esa textura carnosa, a su brillo casi deslumbrante y a ese rojo intenso? ¡Yo desde luego que no!

En esta entrada quiero explicarte cómo suelo asar los pimientos en casa para que queden bien jugosos, qué tipo de pimientos debes elegir y como los puedes guardar una vez hechos para toda la semana.

Desde pequeña he visto asar pimientos en casa, mi abuela los asaba sobre el fuego, me contaba que antiguamente lo hacía sobre las brasas, al igual que las berenjenas, cebollas, alcachofas, patatas, etc.

Mi madre en cambio, inmersa ya en la vida moderna, lo ha hecho siempre en su horno eléctrico consiguiendo también buenos resultados.

 

Para conseguir unos pimientos asados muy jugosos, olvídate de las prisas.

 

Yo hago lo mismo que mi madre, siempre aso los pimientos en el horno, pero he introducido algunos cambios para conseguir una textura más suave y que queden aún más jugosos si cabe.

 

pimientos asados

 

¿Qué pimientos debes elegir?

Para preparar unos pimientos asados y obtener buenos resultados, lo más importante es elegir la variedad de pimiento adecuada.

Yo suelo asar pimientos rojos que sean muy carnosos, y la variedad que cumple esa condición es sin duda el clásico pimiento morrón, que suele ser muy dulce y su carne una vez asada, muy jugosa.

Los pimientos morrones los encontrarás de diferentes colores según su punto de maduración, pero sin duda los mejores para asar son los rojos, que ya han alcanzado el punto perfecto de dulzor.

 

¿Cómo asar pimentos rojos en el horno eléctrico de casa?

Asar pimientos en casa es muy sencillo, y el resultado dependerá de dos variables que siempre están presentes cuando usamos el horno, temperatura y tiempo.

Según como las combines el resultado será uno u otro, ya vas viendo por dónde voy, ¿verdad?.

Me gustaría empezar diciendo que las prisas no son buenas compañeras, de hecho se pueden asar pimientos en 20- 25 minutos con el horno a tope, añadiendo agua y tapando la bandeja para crear vapor, pero el resultado no es el mismo.

 

La relación entre temperatura y tiempo es la clave para obtener buenos resultados.

 

Yo te recomiendo que precalientes el horno, a 190 o 200 ºC durante unos 10 minutos, mientras, lava los pimientos y ponlos en una bandeja, no hace falta que añadas nada más.

Introduce la bandeja en el horno y baja la temperatura a 150ºC, parece poco, ¿verdad?, pues es suficiente. Si tu horno tiene temporizador programa entre 45 y 60 minutos, (dependerá de la potencia de tu horno y de si le pones aire o no), y vete a hacer otra cosa.

Cuando oigas la señal, apaga el horno y no lo abras, deja los pimientos dentro al menos 30 minutos más, con el vapor generado en el interior del horno, se acabarán de cocer.

Cuando los saques déjalos enfriar y quítales la piel, se va a separar fácilmente de la carne, córtalos en tiras anchas y ponlos en un recipiente con su propio jugo, añade aceite de oliva virgen extra y unos ajos laminados para aportar sabor.

Tapa el recipiente y guárdalos en la nevera.

 

Si conservas los pimientos asados en AOVE dentro del frigorífico, aguantan una semana sin problemas.

 

Cuando sirvas los pimientos asados añade unas escamas de sal si lo crees necesario, verás que sabor tan intenso, el aceite de oliva ayuda a que se conserven mejor y el ajo les da un aroma indescriptible.

Si no te gusta el ajo, puedes aromatizarlos con una ramita de romero, o con tomillo fresco, también me gusta añadir orégano fresco cuando lo tengo diponible.

 

pimientos asados

 

Ventajas de asarlos a baja temperatura:

  • Evitas que se quemen.
  • No se resecan.
  • No necesitas añadir agua ni aceite a la bandeja porque no se van a pegar.
  • Sueltan su propio jugo que después debes aprovechar para conservarlos.
  • Obtienes el pimiento asado sin más, perfecto para aromatizarlo como quieras.

 

Beneficios y propiedades nutricionales del pimiento rojo o pimiento morrón:

  • Aporta 40 Kcal/100gr.
  • Destaca por su alto contenido en agua,
  • Aporta pocos hidratos de carbono (7 gr por cada 100 gr), aunque es el doble que los pimientos verdes.
  • Muy importante su contenido en vitamina B6 y vitamina C. Y como su color indica contiene Beta-carotenos y vitamina A.
  • En cuanto a los minerales, destaca el potasio y después el sodio.

 

¿Ves qué fácil es asar tue pimientos en casa? Sin humos, sin estar pendiente, sin miedo a que se quemen, sólo programa correctamente tu horno, recuerda las dos variables, temperatura y tiempo.

A mayor temperatura, menos tiempo = el resultado no es tan bueno, quedan más secos y es probable que se quemen por alguna parte, pero si vas con prisas es una opción.

A menor temperatura, más tiempo = el resultado es mucho mejor, los pimientos quedan jugosos, no se queman y no pierden sabor ni color.

¿Cómo sueles hacerlo tú? ¡Cuéntame en los comentarios! 😉



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


English Español