Cómo germinar judía mungo en casa

Cómo germinar judía mungo en casa
Compartir...

La judía mungo, también conocida como soja verde, aunque no sea soja y no esté emparentada con esta, es una legumbre delicada y deliciosa.

Su origen está en la India, y su nombre científico es vigna radiata, son legumbres, judías, en concreto las que más proteínas aportan de su familia y no tienen nada que ver con la soja, (glycine max).

Es habitual usar las judías mungo para hacer potajes y guisos de cocción larga, también se pueden añadir a un curry o sencillamente germinarlas como suelo hacer yo para luego usarlas en salteados o ensaladas.

Es importante lavarlas bien y dejarlas en remojo durante unas cuantas horas, si decides germinarlas, como mínimo 12, si vas a guisarlas es conveniente tenerlas 24 horas en remojo.

 

judía mungo

Aprende cómo germinar judías mungo, aumenta la cantidad de enzimas y nutrientes que aportan.

 

Cómo germinar judías mungo:

Pasos a seguir:

  1. Lava las judías mungo y déjalas en remojo durante 12 horas.
  2. Pasado ese tiempo, retira el agua, vuelve a lavarlas con agua filtrada, ponlas en un colador fino sobre un plato y tápalas con un paño de algodón. Déjalas sobre el banco de tu cocina, a temperatura ambiente.
  3. Después de 4 horas enjuaga las judías en el colador, deja que escurran y vuelve a ponerlas sobre el plato, tapadas con el paño de algodón.
  4. Debes repetir esta operación durante al menos 3 días. Mojando las lentejas cada 4 horas durante el día y justo antes de irte a dormir, cuando te levantes las remojas de nuevo y sigues igual.
  5. Pasadas 2 noches y 3 días, ya verás los brotes bien crecidos, ¡ya puedes consumirlas!. Las judías mungo germinan en menos tiempo que las lentejas.
  6. Cuando estén en su punto ya puedes usarlas, lávalas antes de usarlas y guarda las que te sobren para otra preparación en la nevera.

 

La judía mungo es una de las legumbres que más proteínas aporta.

 

Qué beneficios tienen los germinados.

Los germinados tienen unos beneficios nutricionales muy interesantes,

  • Aumenta la concentración de nutrientes, más vitaminas y minerales.
  • Durante la germinación, se eliminan antinutrientes de las semillas, ya te hablé en esta entrada de qué son los antinutrientes.
  • Las semillas germinadas se digieren mucho mejor, mayor concentración de enzimas, fundamentales para una correcta digestión.
  • Mayor biodisponibilidad, nuestro cuerpo será más capaz de aprovechar los nutrientes de las semillas.

 

judía mungo

 

A mi me encantan las legumbres y las semillas germinadas porque me resultan mucho más digestivas y me encanta la textura que aportan a los diferentes platos.

Casi siempre las tomo en ensaladas y en salteados, es tan fácil combinarlas que cada vez que germino me sabe a poco.

Además del placer de tomarlas, hay otro, y es el placer de germinarlas, seguir el proceso es precioso, es como ver crecer una planta, sin duda hay algo mágico en ello.

Te das cuenta de que las semillas están vivas y que con un poco de ayuda, el remojo y el hecho de ir «regándolas», son capaces de transformarse en otro alimento distinto.

 

Entradas relacionadas:

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


English Español